El cuento del silencio

Posted in Relatos de Merc with tags , , , , , on 9 Setembre 2017 by mrc15

 

 

Hubo un tiempo en que el mundo no tenía colores, sólo blanco y negro. Tampoco habían sonidos, pero los habitantes de nuestra historia no los necesitaban. Se comunicaban a través de gestos, miradas y sonrisas.

Nuestro protagonista era alguien tímido, de esos que evitan otros ojos para que no puedan ver en su interior. Tampoco tenía un aspecto especial, aunque os dejo a vosotros que lo imaginéis como queráis.

Nuestro protagonista tampoco tenía nombre, pues en su mundo era algo sin sentido, pero vamos a llamarlo “Él”.

A Él le gustaba su mundo. Un mundo bueno, amable, en el que nadie tenía malas intenciones ni sufría por los demás.

Pero Él tenía un secreto. Estaba enamorado de… Bueno, ya sabéis cómo son las cosas en su mundo, así que vamos a llamarla “Ella”. Él amaba con locura a Ella, pero al ser tan tímido nunca se acercó, ya que Ella siempre estaba rodeada por otros. Él se limitaba a observarla desde la distancia, admirándola. De vez en cuando, su mirada se cruzaba con la de Ella, pero rápidamente Él desaparecía. A saber lo que pensaría Ella de Él cuando hacía esas cosas.

A Él le gustaba pasar desapercibido, así es como más a gusto se sentía, ya que no quería que nadie pudiera ver su secreto al mirarle a los ojos. A los demás tampoco les importaba que Él fuera así, lo respetaban.

Una noche, Él soñó con algo muy extraño.

En su sueño, estaba junto a Ella en un banco. El viento creaba pequeños remolinos delante de ellos, y en ese momento Ella le tocó la mano. Él la miró y comprendió por qué estaban allí. Ella se marchaba, pero antes quiso despedirse de Él.

Él no acababa de comprender su sueño, pero ya llegaba tarde a sus obligaciones al haberse quedado dormido. No esperaba encontrarse con nadie, por lo que siguió soñando despierto. Cual fue su sorpresa cuando se encontró cara a cara con Ella.

Automáticamente Él empezó a girarse, pero Ella lo cogió de la mano, como en su sueño. Él la miró y supo que habían tenido el mismo sueño, pero se quedó de piedra cuando Ella le contó que se iba y que siempre se había fijado en él. Ella le dijo que volverían a encontrarse en otro mundo, y que en ese momento le contara todo lo que sentía al mirarla.

A decir verdad, los colores y el sonido existían en el mundo real. Ella también era real, era una chica preciosa con una sonrisa encantadora, y muy popular.

Él también era real, aunque prefería su mundo, pues en el real Él no soportaba mirarse al espejo. Tanto odio, insultos, risas, por ser simplemente como era. Por eso Él prefería su mundo con Ella, donde ninguno tuviera que esconderse.

Cuando Él la observaba en el mundo real también lo hacía en el suyo, y de alguna forma, sentía que Ella lo sabía.

Él, haciendo acopio de toda su fuerza de voluntad, se acercó a Ella y la miró a los ojos.

Ella, sin decir nada, le cogió de la mano como en su sueño.

Y así, en completo silencio y sin ninguna palabra, se contaron todo lo que sentían.

 

 

Anuncis

Mundos secretos.

Posted in Sentiemientos de Merc with tags , , , , on 10 Abril 2015 by mrc15

Hace ya mucho tiempo, pero mucho, que no escribo nada. Tengo uno de esos parones en los que no recuerdas qué es eso llamado “inspiración”… Y te ofuscas.

Te ofuscas porque te gusta y adoras escribir, pero hace tanto que no te viene una idea de esas que tienes que dejarlo todo para desarrollarla, porque sabes que va a ser algo grande.

A fin de cuentas son simples épocas que pasarán, pero son peores cuando tienes algo en la cabeza que por sí solo evoluciona. Me refiero a momentos, a sentimientos, a situaciones, a todo un mundo con sus propias vidas, ajenas al real.

Tal vez sólo sean las ganas que tengo de escapar de este mundo.

De escapar y de vivir otras vidas, otras aventuras a la ya típica de ciudad.

Despertar una mañana, limpiarse la cara en una pequeña cascada e ir en busca de aventuras. Volar en dragones, bucear en aguas cristalinas, correr junto a lobos…

Sí, en definitiva ese sería un buen día.

Un buen día en mis mundos secretos.

PD: Disfrutadlo. 

Sueños son, ¿verdad?

Posted in Sentiemientos de Merc with tags , , , , , on 19 Novembre 2014 by mrc15

Son las 04:51 de la madrugada, faltan unas 3 horas o así para que amanezca, y yo sin poder dormir.

Pero cuando lo consigo, mi mente vive miles de episodios, experiencias y momentos de otras vidas paralelas.

Vidas que servirían para escribir miles de libros, pues cada uno es distinto al otro, y no hay dos sueños iguales.

Siempre he tenido mis épocas de soñar más o menos, pero últimamente lo hago bastante, y de forma demasiado real. Digo demasiado porque, cuando me despierto, estoy perdido entre dos mundos, el supuesto real y el de mis sueños.

¿Y por qué supuesto? Porque, como ya he dicho, son tan reales que durante unos instantes no sé ni quién soy. La transición de un sueño a otro.

Dejando todo lo que sabemos a un lado, ¿y si esos sueños son de verdad otras vidas? Entonces, ¿qué sería la realidad y qué el sueño? ¿Y si la realidad que conocemos y que asumimos como tal, es sólo un sueño de otra vida mientras estamos durmiendo en esa? ¿Podríamos decir entonces que dormir es la forma de nuestra mente de desconectar y volver a otro cuerpo? Así, vivimos varias vidas en universos paralelos constantemente.

Es algo que he estado pensando estos días, después de despertar y ser consciente de lo que me rodeaba. O, también puede ser, que esté totalmente equivocado y simplemente sean sueños que al despertar desaparecen en lo más profundo de mi mente.

Pero como he dicho, pueden servir de inspiración para escribir. Y, a partir de ahí, sacar todo un mundo relacionado con eso. Por ejemplo… ¿Y si fuéramos conscientes de cuándo estamos soñando, para poder cambiarlo a nuestro antojo? Pensad e imaginad, quién sabe lo que puede nacer de ahí.

Y un pequeño regalito de buenas noches, no sé si alguna vez lo he dejado por aquí.

Océanos de estrellas.

Posted in Sentiemientos de Merc on 20 Agost 2014 by mrc15

Hace tiempo que no escribo nada aquí, y menos algo bueno, por lo que ya iba siendo hora.

Tengo la suerte, desde ya hace 3 meses, de conocer a alguien maravillosa. Y no sólo eso, sino que tengo la suerte de que me quiera y que esté conmigo.

Digo suerte, porque hoy en día, y más yo (que soy algo especial para esto), no es muy sencillo encontrar a alguien así, que te quiera, te llene y te haga feliz con esa facilidad.

La verdad es esa, soy feliz de nuevo. Desde que la conozco, que me acuesto y levanto con una sonrisa. Y si por algún casual no es así, ella se encarga de remediarlo.

Puede que sea una entrada muy corta, comparada con las demás, pero prefiero dar señales de vida por aquí.

Más adelante ya publicaré alguna cosilla, algún relato que está en proceso. Pero he de rogar que me disculpéis, Danza de dragones me tiene enganchado de nuevo, y me quedan 400 páginas (o algo así).

Si os estáis preguntando qué tiene que ver el título de la entrada con ésta… Es sencillo, miramos las estrellas juntos cuando podemos, y es como si voláramos con ellas.

Así me siento yo a su lado, en un océano de estrellas.

Mares de hielo.

Posted in Sentiemientos de Merc on 7 Abril 2014 by mrc15

Ayer, amparado en el frío de la noche y las luces de las farolas, tuve miedo. De mí mismo, de lo que podía suceder si no podía detener a mi cabeza.

A pesar de encontrarme rodeado de gente, estaba completamente solo. Pero no como la mayoría de veces que me siento solo aún con gente, sino solo como si estuviera en un pequeño trozo de tierra rodeado por un mar de hielo, inaccesible para el mundo.

Presencié un accidente de moto a dos metros de mí, y mientras la gente se conmocionaba, preocupaba e iba a auxiliar al motorista, yo seguía quieto, en la misma posición, observando. No sentí absolutamente nada, sólo observaba.

Mi cuerpo estaba ahí, mi alma y mi mente habían desaparecido.

Sólo hacía que pensar, y volver a pensar. Demasiadas cosas no tenían sentido, me sentía mal, dolido, decepcionado y engañado.

Varias personas fueron las que me ofrecieron su ayuda y consuelo, pero no dejé entrar a casi nadie. Me encerré sin posibilidad de volver a salir hasta que me encontrara mejor, o hasta que algo o alguien me sacase de ahí. La mayoría se llevaba una cabezada, un apretón de manos o un par de palabras.

A decir verdad, creo que nunca he llegado hasta ese punto, que todo se desvanecía y sólo quedaban mis pensamientos y el frío.

Por eso tenía miedo, porque intuía que si seguía por aquél camino, acabaría por desaparecer.

Aunque ya estoy algo mejor, creo que aún sigo encerrado, que sigo rodeado por el frío, protegiéndome, mientras sigo observando.

 

Dulces y tristes lágrimas.

Posted in Sentiemientos de Merc with tags , , , , , , on 30 gener 2014 by mrc15

Se escuchan rugidos en el cielo, buscando a los temores, tristezas y penas del alma.

Éstos, temerosos, miran en todas direcciones, buscando cómo poder salir impunes y permanecer ahí donde se encuentran, en lo más profundo del ser. Cuando, sin darse cuenta, algo cae sobre ellos.

Es algo húmedo, que al principio no es más que una pequeña molestia. Empiezan a reírse.

¡Qué susto se habían llevado por algo tan insignificante! ¡Ellos, que podían llegar a controlar a una persona si se lo proponían, asustados por tal tontería!

El cielo tiembla de nuevo, las risas cesan.

Vuelven a sentir algo sobre ellos, una y otra vez, golpeándolos sin descanso. Cada vez cuesta más permanecer de pie, cada vez cuesta más escuchar otro sonido que no sea el de la derrota.

Un último grito, y el cielo se rompe en pedazos. Incapaces de seguir, uno a uno caen y se desvanecen entre los ríos de paz.

Adoro la lluvia, siempre he dicho que limpia todo lo que toca.

http://www.rainymood.com/

Suspiros a la luna.

Posted in Sentiemientos de Merc on 12 gener 2014 by mrc15

Hace muchísimo de mi última entrada, y sigo con los mismo problemas.

Hace mucho, demasiado, que no escribo nada, parones, falta de inspiración o simplemente que llevo demasiado tiempo sin ánimos de nada.

También hace mucho que suspiro… Bueno, siempre lo he hecho, y mucho, ya me sale solo. El caso es que cada uno de esos suspiros tienen un algo detrás que los provoca, y en este caso es algo “malo”.

Pongo malo entre comillas porque no me ha pasado nada últimamente relacionado con ello.

Echo de menos muchas cosas (como tatuarme, por ejemplo), pero algunas de ellas parece que escapen de mí a propósito.

¿Por ejemplo? Un abrazo por la espalda, un beso, caricias, sonrisas…

En resumidas cuentas, y para no liaros más, echo de menos tener una pareja.

Si bien es cierto que con los años ya no soy tan dependiente como lo era otrora, también lo es que llevo demasiado tiempo sin que alguien me quiera. Y yo soy alguien muy sentimental, que le da mucho valor a estas nimiedades.

Soy alguien que, teniendo mil y un problemas, se crece si tiene a alguien a su lado que lo quiera. Pero si no, es algo más que se une a todo lo demás, haciéndolo más pesado.

No penséis, tras leer la última frase, que soy alguien que cuando tiene una relación llena a la otra persona con sus problemas, porque no podríais estar más errados, partiendo de la base de que no cuento mis cosas a no ser que se me pregunten explícitamente por ellas (y dependiendo de quién pregunte).

Por ejemplo, estoy mal por X motivo, y ella también por sus cosas. ¿Qué ocurre entonces? Mis problemas desaparecen durante un breve periodo de tiempo, el mismo que tardo en hacer que mi pareja esté mejor o, que por lo menos, sonría durante unos instantes tranquila. Por el contrario si ella está bien, tan sólo necesito un “Todo eso desaparecerá cuando tus labios encuentren los míos”.

Con eso ya me siento mejor, soy alguien que recupera ánimos con mucha facilidad si se lo dice la persona adecuada, y una pareja lo suele ser mucho.

Pero no hay nadie así.

Se me ha repetido hasta la saciedad que “ya aparecerá, tiempo al tiempo”, que “estas cosas salen solas” y todas esas mierdas que ya sé, pero que por escucharlas de nuevo no hacen que me sienta mejor. O que “eres demasiado para muchas”, cosa que sólo hace que vea a mi futuro husky como único compañero en mi vida junto al frío.

Así que sólo queda esperar. Esperar y suspirar cada noche, a ver si baja la luna de este lobo.