Yo lobo, primera parte.

Bé, això és un relat “curt” que m’he passat la nit escrivint.

Bueno, ésto es un relato “corto” que me he pasado la noche escribiendo,

Texto totalmente en castellano
Cada noche, soñaba con ser libre.
Notaba como algo dentro de él quería salir, quería ser libre.
Él era un chico normal, no destacaba en nada, era reservado y atento, y nunca había tenido mucho éxito con las mujeres, hasta ése día. Ése día, todo cambió, su forma de ver la vida, su forma de ser, todo.
Amaneció como un día cualquiera, nada indicaba que iba a ser diferente, nada indicaba que su vida iba a cambiar radicalmente.
Cada mañana era lo mismo, despertarse, vestirse, coger las cosas, “adiós mamá”, coger el autobús, coger el metro, “hola chicos, hola chicas”, sentarse, estudiar… Todo parecía idéntico al día anterior, la misma gente, la misma comida, lo mismo de cada día.

– Oye, ¿te vienes a dar una vuelta?
– No, hoy prefiero quedarme aquí, con el café y leyendo este libro.
– Vale, pero recuerda que en 10 minutos empiezan las clases de nuevo eh.

Lo sabía, sabía que las clases empezaban en 10 minutos, como ayer, como anteayer y seguramente, como mañana.
“En fin, que le vamos a hacer” pensó, ésa era la vida que él había escogido, la vida que, supuestamente, quería. Pero sabía que algo en su interior quería salir, quería hacer algo diferente a cada día, pero, ¿el qué?
Y, casi como una llamada, apareció una chica preciosa, con el pelo largo, ondulado y rubio.
Fue a coger un café, seguramente como cada día. Se giró y buscó un sitio para sentarse, pero todos los sitios estaban ocupados, excepto al lado del chico, justo ahí, era el único sitio libre.

– Perdona, ¿te importa si me siento aquí?
– ¿Eh? No, por supuesto, adelante.

Se sentó. Para él, el tiempo pareció detenerse.
Un sorbo, leer una página, otro sorbo, otra página.

– Disculpa, te veo muy concentrado leyendo, ¿de qué va?
– Es un reportaje sobre los lobos, su forma de actuar, como son en manada, etc.
– Oh, pinta bien, ¿me lo puedes dejar un momento?
– Claro, todo tuyo.

Le dejó el libro.
La observó. Ahora parecía aún más preciosa, era la típica chica que le lanzaban piropos como si nada, la chica por la cual todos los chicos estaban locos, pero, tenía algo, podía notarlo, tenía algo que la hacía especial, pero no sabía el qué.

– Está bastante bien, ¿te gustan los lobos? A mi me encantan, siempre he sentido admiración por ellos, son tan… tan…
– ¿Magníficos? – dijo el chico de repente.
– Sí, exacto, magníficos, me has leído el pensamiento. – Y entonces le miró a los ojos.

En ése momento, el tiempo sí que se paró. Encontró lo que la hacía especial, sus ojos. Eran de un color marrón claro, como el dorado de la miel, y tenían algo que le atrapaba, tenía algo que le decía que se adentrara en ellos, que se perdiera en su interior y que no saliera nunca. Y se perdió en ellos. Qué paz, qué tranquilidad, le encantaba sentirse así, sin preocupaciones.

– ¿Te pasa algo? – preguntó ella, extrañada.
– ¿Eh? No, disculpa.
– Es que te me has quedado mirando, y…
– Disculpa, es que el color de tus ojos, no lo había visto nunca antes.
– Jaja, gracias. La verdad es que los tuyos también son especiales, ¿de qué color son exactamente? ¿Azules, verdes? Son preciosos.
– Gracias, ya me lo suelen decir. – sonrió – Son una mezcla de ambos colores.

Y, de repente, rompiendo la magia del momento, sonó un timbre.

– Oh vaya, he de irme, encantada de conocerte. – Se levantó y se marchó.
– Igualmente… – dijo cuando ya atravesaba la puerta.

“Guau, qué chica” pensó, y, casi sin darse cuenta, se levantó y él también se marchó.
Entró en clase, se sentó, todo parecía como siempre… ¿Todo? No, todo no, había conocido a ésa mujer.
Durante las siguientes horas no pensó en otra cosa que no fuera ella, no pensó en otra cosa que no fueran sus ojos, esos ojos…
Notó como algo caía encima de él y le despertó de su sueño, estaba empezando a llover. Corrió a cubrirse bajo la parada de su autobús, que a los pocos minutos llegó.
Se sentó al lado de la ventana y observó la calle, observaba como las gotas caían por el cristal, formando caminos que otras gotas seguían, y más, y más, “qué valiente la primera de todas” pensó, y, perdido en su imaginación, noto como una mirada le atravesaba el cuerpo.
Miró a través del cristal y vio como un lobo blanco estaba en medio la calle, quieto y mirándolo a él. Nadie parecía darse cuenta de que el lobo estaba ahí, la gente pasaba a su alrededor, con la cabeza metida en sus cosas, sin prestar atención a nada.
¿Nadie más lo veía? Se giró, miró a la gente del autobús. No, nadie se había dado cuenta, él era el único que se había dado cuenta.
Se volvió a girar, el lobo aún seguía ahí, en la misma posición, mirándolo atentamente.
¿Qué hacía un lobo blanco ahí, en medio la ciudad?
“Tengo que estar soñando…” y se frotó los ojos, y, al abrirlos y mirar de nuevo, el lobo ya no estaba, había desaparecido. “Qué cosas más raras me pasan…”
Entonces escuchó el ruido del motor del autobús, empezaba el viaje de vuelta a casa.

Al llegar a casa dejó las llaves donde siempre, encendió el ordenador y se sentó en la silla, ah, que placer estar de nuevo en casa. Mientras se cargaba el ordenador, se quedó mirando el techo, pensando, pensando en todo lo que le había pasado ése día.
“Tenenen” sonó de repente. Miró la pantalla, tenía un mensaje nuevo de remitente “Hazlo”

“¿Quieres? Puedes.
Tan solo has de creer en aquello que deseas, y si lo deseas con todas tus fuerzas y no te dejas llevar por sentimientos negativos, nada te será imposible.”

Extrañado, escuchó como su madre le llamaba para ir a cenar.
Al volver, el mensaje ya no estaba, había desaparecido, no estaba en ninguna carpeta, no había rastro de él.
“Será mejor que vaya a dormir…”
Y a los minutos ya se encontraba tumbado en la cama, recordó todo el día, todo lo que le había pasado, y sin darse cuenta cerró los ojos y cayó en un profundo y placentero sueño.

Bé, si has arribat fins aquí vol dir que t’ho has llegit tot, ara t’agrairia que donguessis la teva opinió i el que t’ha semblat ^^

Bueno, si has llegado hasta aquí quiere decir que te lo has leído todo, ahora te agradecería que dieses tu opinión y lo que te ha parecido ^^

Lobo blanco aullando.

Anuncis

7 Respostes to “Yo lobo, primera parte.”

  1. Hola!!
    Me ha encantado, relamente, magnifico. Me enxcantaria que hicieras la segunda parte de este relato tan especial.
    Un beso enorme.

  2. Ja t’he agregaaaat :)

  3. preciós.

  4. Genial, ¿segur que ets de ciències? jajaja

  5. Me eeeeeeeeeeeeeeeeeeencanta!! >.<
    Curt però intens, i amb ganes del segon, que ara ho llegiré si vostè em deixa! :D
    M'ha agradat molt molt molt, et felicito.

    Saludos.

  6. JonpaXII Says:

    Bien, una persona con talento literario!

  7. ravenchronicles Says:

    Magnifico relato, tan magnifico como el lobo en si =)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: