Creer y querer, la fórmula del poder.

Voy a hacer una pequeña prueba, me gustaría que leyerais ésta entrada escuchando la canción que voy a poner, y me contáis qué os parece : )

¿No has escuchado nunca las palabras “Si quieres puedes”? Seguro que sí, o sino parecidas, pero con el mismo significado.

Cuándo quieres o deseas algo, has de esforzarte para conseguirlo. Eso es algo que todos sabemos y tenemos super claro y bla bla.

Pero hay algo aún más básico, creerlo. Si no crees en ti mismo, si no crees que puedas conseguir aquello que deseas, vamos por mal camino.

Una vez tengamos la confianza necesaria ya no habrá nada que nos detenga. Ésa es la clave del éxito, la confianza que tengas en ti mismo.

Incluso me voy a adentrar un poco más, no en el mismo tema, pero sí parecido. Podría escribir otro post con éste tema, y quizás sería lo mejor, pero el cansancio me obliga a seguir en éste.

Voy a hablar del sentir. Sí, del sentir.

De aquello que sentimos cuándo nuestras miradas se cruzan. O de aquello que sentimos cuándo te beso mientras te abrazo por la espalda.

Todos sentimos, algunos más que otros, pero todos lo hacemos. Es, básicamente, lo que nos hace humanos.

Pero se ha de vigilar la intensidad con la que sentimos las cosas. Lo ideal sería un punto intermedio, no sentir poco ni demasiado. Pero eso muchas veces no es así.

Si se siente demasiado, viviremos más cada cosa, pero también nos afectarán más. Al contrario, si sentimos poco, viviremos menos pero lo que sea nos afectará en menor medida.

La cosa aquí es encontrar con qué te sientes a gusto.

En mi caso, soy de los que sienten mucho, y aquí quería llegar. Sentir demasiado puede llegar a ser un problema.

No por lo bueno, claro está, sino por lo malo. Cada cosa mala puede provocar pequeñas depresiones que pueden durar horas, incluso días.

Pero una vez eres así, no puedes cambiar. Tan sólo vivir cada momento bueno con todas tus fuerzas, e intentar que los malos no te acaben destruyendo.

Pero también siento una fuerza en mi, un algo que no me permite rendirme (y si lo hago no tarda en levantarme), por lo que cuándo me levanto, lo hago siendo más fuerte.

Si de algo estoy orgulloso de mi es de ésto, de luchar por aquello que deseo.

Y a ti, que vas a leer esto… Bueno, ya sabes lo que te quiero decir : )

Si no persigues aquello que deseas, no llegarás a conseguirlo.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: