Dulces y tristes lágrimas.

Se escuchan rugidos en el cielo, buscando a los temores, tristezas y penas del alma.

Éstos, temerosos, miran en todas direcciones, buscando cómo poder salir impunes y permanecer ahí donde se encuentran, en lo más profundo del ser. Cuando, sin darse cuenta, algo cae sobre ellos.

Es algo húmedo, que al principio no es más que una pequeña molestia. Empiezan a reírse.

¡Qué susto se habían llevado por algo tan insignificante! ¡Ellos, que podían llegar a controlar a una persona si se lo proponían, asustados por tal tontería!

El cielo tiembla de nuevo, las risas cesan.

Vuelven a sentir algo sobre ellos, una y otra vez, golpeándolos sin descanso. Cada vez cuesta más permanecer de pie, cada vez cuesta más escuchar otro sonido que no sea el de la derrota.

Un último grito, y el cielo se rompe en pedazos. Incapaces de seguir, uno a uno caen y se desvanecen entre los ríos de paz.

Adoro la lluvia, siempre he dicho que limpia todo lo que toca.

http://www.rainymood.com/

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: