Archive for the Historia de un amor. Category

El encuentro.

Posted in Historia de un amor. on 29 Agost 2008 by mrc15

Bé, aquesta es una altre història, que, sense saber com, he començat a relatar-la, javors m’he ficat a escriure. No té res a veure amb l’altre, tan sols, m’ha vingut al cap.

Bueno, ésta es otra historia, que, sin saber cómo, he empezado a relatarla, entonces me he puesto a escribir. No tiene nada que ver con la otra, tan solo, me ha venido a la cabeza.

Texto totalmente en castellano.

Historia de un amor

Capítulo uno: El encuentro.

Los dos eran personas normales, eran cómo cualquiera otra persona, no destacaban en nada, no eran populares y vivían una vida marcada por la monotonía, pero, había una cosa que hacía que les gustase vivir esa monotonía. Cada día, sin saber porque, se encontraban en el metro a las 12 en punto. El primer día, cada uno se fijo en el otro. El segundo día, no podían evitar mirarse. El tercer día, se enamoraron, fue un “flechazo”, pero, ninguno de los dos se atrevía a hablar con el otro.

El chico llegó a su casa, pensando en aquella chica del metro, era preciosa, pero debido a su timidez no era capaz de decirle nada, así, el chico empezó a maldecir su maldita timidez, pero, también tenía miedo de hablar con ella, nunca antes había estado con ninguna chica, ¿qué le podría decir? ¿Debía intentar hablar con ella y conocerla, para así, declararle su amor?

La chica llegó a su casa, pensando en aquél chico del metro, era especial, al menos eso creía, pues no había mantenido ninguna conversación con aquél chico y no se atrevía a hablar con él, sólo le miraba los ojos y ya sentía algo extraño en su interior, ¿estaba enamorada? No podía ser, acababa de salir de una relación de más de dos años y estaba destrozada, no podía estar enamorada de nuevo, no quería sufrir de nuevo.

Un día, se sentaron uno delante del otro, pasaron unas paradas y el vagón se llenó. En ése momento, un anciana entró, buscó sitio, pero no había ninguno. La chica, al ver a la pobre anciana, se levantó y le dejo el lugar, para así ponerse al lado del chico. Al llegar a una parada, el vagón frenó bruscamente, y la chica cayó encima del chico, y, entonces, sus ojos se encontraron. Estuvieron mirándose unos segundos, pero para ellos fue una eternidad. Ambos notaban cómo su sangre cada vez iba más deprisa, y, cómo algo dentro de ellos quería salir.

    – D-disculpa – dijo de repente la chica.

    – Tranquila, no es nada.

Habían hablado, por fin, y notaban cómo sus corazones iban cada vez más deprisa.

    – Esto… – dijeron los dos al mismo tiempo.

    – Dime. – dijo el chico.

    – No, no, ¿qué ibas a decir?

    – Disculpa mi atrevimiento, sé que no nos conocemos, pero, querrías… no sé… ¿Quedar algún día para ir a tomar algo? – ni él mismo sabía cómo lo había dicho, la palabras salieron solas de su boca.

A la chica le pareció que no podía respirar, ¿aquél chico le había pedido para tener una cita, aunque no sabían nada del otro? ¿Qué le podía contestar? Podía decirle que no, pero, sabía que si hacía eso se arrepentiría toda su vida, pues, en ése momento, supo que estaba enamorada de él.

    – S-sí.

Las palabras “viva” resonaban en la cabeza del chico, ¡le había dicho que sí! La verdad es que nunca se interesó por las chicas, quiso centrarse en sus estudios y hobbys, pero, la verdad es que, ninguna chica le hizo sentir lo que estaba sintiendo en ese momento.

En ése mismo instante sonó un “tin, tin, tin” y, a continuación, la voz de una mujer que anunciaba cuál era la próxima parada, la parada dónde se tendrían que despedir.

Fin del primer capítulo.

Com heu pogut veure, no hi ha descripció ni del noi ni de la noia, principalment, vull que cadascú s’els imagini com vulgui.

Como habréis podido ver, no hay descripción ni del chico ni de la chica, principalmente, quiero que cada uno se los imagine cómo quiera.

Saludos de vuestro varón albino.