Arxivar per tristeza

Dulces y tristes lágrimas.

Posted in Sentiemientos de Merc with tags , , , , , , on 30 gener 2014 by mrc15

Se escuchan rugidos en el cielo, buscando a los temores, tristezas y penas del alma.

Éstos, temerosos, miran en todas direcciones, buscando cómo poder salir impunes y permanecer ahí donde se encuentran, en lo más profundo del ser. Cuando, sin darse cuenta, algo cae sobre ellos.

Es algo húmedo, que al principio no es más que una pequeña molestia. Empiezan a reírse.

¡Qué susto se habían llevado por algo tan insignificante! ¡Ellos, que podían llegar a controlar a una persona si se lo proponían, asustados por tal tontería!

El cielo tiembla de nuevo, las risas cesan.

Vuelven a sentir algo sobre ellos, una y otra vez, golpeándolos sin descanso. Cada vez cuesta más permanecer de pie, cada vez cuesta más escuchar otro sonido que no sea el de la derrota.

Un último grito, y el cielo se rompe en pedazos. Incapaces de seguir, uno a uno caen y se desvanecen entre los ríos de paz.

Adoro la lluvia, siempre he dicho que limpia todo lo que toca.

http://www.rainymood.com/

Anuncis

No es una pesadilla.

Posted in Sentiemientos de Merc with tags , , , , on 4 Abril 2013 by mrc15

Sueños, pesadillas… Realidad. Sientes tu corazón retumbar en el pecho, temeroso de que deje de hacerlo en cualquier momento.

Quieres creer que es una pesadilla más, de las muchas que tienes, en la que hacen lo mismo que en la realidad.

Quieres creer que en cualquier momento despertarás, te llamarán para comer o incluso estarás en otro lugar, observando la noche y diciéndote a ti mismo “puedes volver a dormir, es sólo otra pesadilla más”. Incluso deseas que despertarás abrazado a ella, tu cielo. Que ella te mirará con sueño en sus preciosos ojos, te sonreirá y te besará.

Deseas, quieres creer, pero la realidad te muestra que no es así, que esta vez no vas a poder despertar.

Gritos, discusiones, otro día más. Ya has perdido la cuenta de los días que éso ha supuesto tu despertar, y no hay cosa que odies más.

No discuten contigo, lo hacen entre ellos, pero a ti te afecta igual.

Tampoco recuerdas cuándo empezó todo ni cómo era al principio, tu mente se encarga de ir borrando todos esos momentos de tus recuerdos para que no te rompan más.

Tampoco te importa que no lo recuerdes, sólo quieres que pase cuánto antes, seguir durmiendo, y despertar mejor. Pero ya no puedes dormir.

Te mantienes en silencio, sin decir ni emitir sonido alguno. No porque te guste y así lo prefieras, sino porque sabes que tu voz va a salir con la poca fuerza que tienes. La poca fuerza que retiene a las lágrimas que se agolpan en tus ojos, deseosas de escapar.

No es que no te guste llorar, no lo ves algo malo. Es sólo que nunca has sido mucho de llorar, y crees que es algo por lo que ya no merece la pena dejar ir más lágrimas. Si lloviera la cosa sería diferente, podrías confundirlas sin temor con las gotas que caen del cielo, con las lágrimas de los dioses.

Sabes de sobra que no eres el único que lo pasa mal, que hay otros que están peor que tú, y toda esa mierda. Pero también tienes derecho a decir cómo se siente tu corazón.

No buscas la compasión ni la pena de nadie. Sólo quieres escribir, porque así te sientes mejor, te sientes libre, lejos de todo eso que mata tu ser poco a poco.

Desconoces si llegará el día en que no quedará nada de ti por eso, o podrás salir sin heridas muy grandes.

En cualquier caso, escribes palabras, sin un objetivo claro, sólo porque lo sientes.

Hoy no hay fotos, simplemente palabras.